como ahorrar enegia en el jasdin

Cómo ahorrar energía en la zona de tu jardín

Por suerte, parece que ya decimos adiós al invierno y al frío, dando la bienvenida al verano, las flores y los planes de ocio al aire libre. 

Está claro que mantener un jardín tiene sus costes, pero, ¿y lo maravilloso de poder empezar a sacarle partido desde ya a los primeros rayos de sol sin tener que salir de casa? Si eres de los afortunados que poseen un espacio abierto en su vivienda, te vamos a dar una serie de consejos para que ahorres energía y agua en tu jardín. 

Consejos para ahorrar agua

La factura del agua se puede disparar al decidir que es hora de poner a punto tu jardín si no se tienen en cuenta ciertos aspectos relacionados con el riego. 

Si quieres evitar disgustos y realizar un consumo responsable, puedes seguir los siguientes consejos. 

1. Reutiliza el agua

Se pierde mucha agua mientras esperamos a que se caliente el agua o lavamos fruta. Este agua la puedes reutilizar para el riego de plantas. 

2. Aprovecha el agua de lluvia

Puedes colocar cubos o barriles en tu jardín para recoger el agua de lluvia y así reducir el consumo. 

También se pueden colocar junto a las tuberías que conducen el agua del tejado al suelo o valorar la posibilidad de adquirir cisternas de distintos tamaños.

3. Evita el césped

El césped cada vez tiene menos éxito en nuestro país, puesto que requiere de mucho riesgo y el clima de nuestro país dificulta su correcto mantenimiento. 

Sin embargo, existen diferentes alternativas, como el césped artificial, que nos permiten tener un aspecto parecido de manera mucho más económica. 

4. Escoge el mejor sistema de riego

Lo que más ahorra y es más eficiente es el riego por goteo, aunque es un sistema que cuesta más y que hay que revisar constantemente. 

También hay que evitar, en la medida de lo posible, utilizar mangueras. También hay que adaptar los aspersores cada cierto tiempo, porque se mueven y usar regaderas o cubos para pequeños grupos de plantas.

5. Hazlo en el momento adecuado

Independientemente del método usado, el mejor momento para regar el jardín es, o bien a primera hora de la mañana, o bien por la noche, evitando de esta manera que el agua se evapore si regamos a pleno sol.

Cómo ahorrar energía en tu jardín

1. Tecnología LED

Las bombillas LED consumen casi un 80% menos que las bombillas tradicionales. Si bien es cierto que son más caras, son una gran inversión. 

También son muy resistentes y soportan la humedad y las temperaturas extremas.

2. Energía solar

Es una gran opción para no consumir electricidad de la red. Puedes instalar placas solares o bien comprar iluminación solar, las cuales se cargan durante el día y se encienden por la noche, por lo que no consumen. 

3. Sensores

La apuesta por el automatizado del encendido y el apagado de las luces del jardín nos asegura  su activación simplemente en el momento necesario, evitando, de este modo, desperdiciar electricidad. Existen diferentes tipos de sensores, como los crepusculares, que miden la cantidad de luz y se encienden si es necesario, o los de presencia.